Club Karate Montornès
Club Karate Montornès

Significado del Karate

        Etimológicamente significa camino de las manos vacías. Aquí mencionaremos dos interpretaciones de la significancia de este arte marcial. En forma más pragmática podemos decir que karate es un método de ataque y defensa que se apoya exclusivamente, en la utilización racional de las posibilidades que la naturaleza ha otorgado a nuestro cuerpo humano. Se complementa con unas técnicas de luxaciones, proyecciones y caídas. No obstante, durante el entrenamiento, los golpes se efectúan con toda energía, pero se detienen antes del contacto.

 

       Kara, en su acepción más simple, significa vacío absoluto, sin obstáculos, es decir, no se emplea ningún instrumento como arma. Te, en japonés significa la mano del hombre. Do, significa camino, es decir, el camino que debe seguirse para alcanzar la perfección.

El verdadero camino del Karate

       Algunos jóvenes entusiastas del Karate piensan que pueden aprenderlo simplemente entrenando en el Dojo (Sala de artes Marciales), pero tales personas son simplemente técnicos, no verdaderos Karatekas. un proverbio budista dice "Cualquier lugar puede ser un dojo", es un proverbio que, el que quiera seguir el camino del Karate, no debe olvidar nunca.

     "El Karate-Do no consiste tan sólo en adquirir una cierta destreza, sino también en dominar el arte de ser un miembro de la sociedad bueno y honesto". Funakoshi Gichin.

Tres aspectos del Karate

     A través de la práctica del Karate-Do, el practicante comienza un trabajo de perfeccionamiento de si mismo, basado en el instinto de superación constante que, debera ser volcado en otros ámbitos de la vida: trabajo, escuela, familia, etc.

     ASPECTO FISICO: Referente a la parte deportiva o trabajo del arte marcial. Aprenderemos a trabajar los músculos del cuerpo a base de ejercicios repetitivos y con ejercicios de potencia y fortalecimiento del cuerpo que nos servirán para poder aparender a ejecutar las técnicas de manera más efectiva y correcta.

    ASPECTO DEFENSIVO: El Karate-Do es un método de ataque y defensa basado en la utilización de nuestro cuerpo. El Karate-Do posee un grán número de técnicas de manos y pies que sirven tanto para detener un ataque como para atacar.

     ASPECTO FILOSÓFICO: El Karate-Do es un arte que nos permite conocernos a nosotros mismos, para poder perfeccionarnos. Por eso es muy importante ingresar en él de manera gradual, poco a poco, con paciencia. Hablar de Karate-Do es hablar de una manera de afrontar los retos diarios. Por eso cuando se educa a una persona en el Karate-Do no sólo se enseña la técnica, también se le transmite este mensaje, se le prepara para la vida, fundamentandolos en un respeto y una moral ciudadana

     En definitiva, el Karate-Do es un camino de superación personal y como tal hay que despojarse de los malos pensamientos y las malas actitudes, pensando siempre en una práctica limpia y sana. También debe ir de la mano del desarrollo teórico la parte humana y la parte espiritual, el crecimiento como personas y ciudadanos ejemplares que unidos por el bien común benefician a la sociedad.

     Para logar esto, el Karate posee principios y objetivos comunes para el crecimiento de sus alumnos: respeto, justicia, armonía y esfuerzo son los primordiales.

Porque practicar Karate

     Ejercita la concentración. Proporciona técnicas de concentración que se pueden aplicar en la vida diaria, en los estudios, en el trabajo, en la vida privada. Enseña los secretos de la relajación y aprovechar y optimizar la energia.

 

     Facilita el desarrollo de los más jovenes. Este deporte es uno de los pocos que desarrolla los dos hemisferios del cuerpo en la misma proporción. Ayuda a superar cualquier tipo de miedo, proporcionándoles a todos los niños una base eficaz para un correcto desarrollo.

 

     Proporciona confianza y seguridad. El Karate enseña a fortalezer el cuerpo y permite sentirse más seguro de uno mismo. Ademas aporta la confianza necesaria para afrontar otros retos. Utiliza técnicas de control mental que pueden ayudar a superar debilidades. 

 

     Mejora el estado mental del individuo. El aprendizaje del Karate es progresivo y está adaptado a las limitaciones del cuerpo y la energia y enseña a administrarla. Cada persona siente cómo evoluciona de manera constante y alcanza flexibilidad, fortaleza y agilidad. Hace sentirse mejor, más activo y despierto que en la mayoría de los deportes.

 

     Facilita el equilibrio personal del individuo. Los responsables federativos aseguran que una de las grandes ventajas que la práctica del Karate proporciona, es que permite un desarrollo constante y global, no sólo del estado físico, aportando fuerza, sino también el estado mental, facilitando el equilibrio personal.

 

     Su practica se puede iniciar a cualquier edad. En este deporte el único protagonista es la persona que hace el ejercicio pues ella se establece sus propias metas y va adaptando de manera progresiva y sin ningún tipo de peligro los ejercicios. Las metas se establecen de manera individual y no son ejercicios que supongan peligro para edades más elevadas, de hecho, en las federaciones hay gente practicando el deporte durante más de 35 años.

 

     Logra la coordinación de todo el cuerpo. Su práctica implica una mezcla de ejercicios aeróbicos y anaeróbicos y distribuye el ejercicio de manera uníforme por todas las articulaciones y músculos del cuerpo. Exige la armonía y coordinación de todo el cuerpo.

 

     Muy recomendable como terapia ante algunas patologias. Así por ejemplo, se recomienda para personas con transtornos de agresividad, problemas de timidez, de lateralidad, para combatir la frustración, hiperactividad, para facilitar las relaciones sociales, etc.

 

     Un deporte que no es sexista. Desde muy jóvenes, la mujer se ha incorporado a este deporte. Su integración ha sido muy positiva y a nivel deportivo de élite los éxitos han sido notables.

 

     Genera el máximo respeto sobre el rival. La imagen que ofrece el cine de este deporte, olvida una de sus máximas: el profundo respeto por el contrincante que todo karateka debe sentir. No es un deporte agresivo, sino todo lo contrario.

Que ofrece el Karate

     No sólo es el Karate una forma excelente de defensa personal, también ofrece al devoto una oportunidad de adoptar un modo de vida sano y equilibrado, uniendo el cuerpo, la mente y el espíritu. Como deporte y arte marcial, anima a la autodisciplina y es un camino de desarrollo de las facultades de la concentración y la conciencia.

     Mientras que el entrenamiento del Karate es muy disciplinado, la naturaleza interactiva del deporte proporciona una plataforma a los participantes para el aprendizaje y la práctica de las habilidades vitales tales como la humildad, el respeto mutuo, la sinceridad y una actitud positiva. Éstas, junto con la integridad -un código de comportamiento que incluye el autocontrol- forman las máximas en las que se basa el Karate.

     Muchos padres animan a sus hijos a participar en un deporte divertido y ameno, porque consideran el Karate como un entrenamiento de disciplina y reconocen el potencial del deporte como estímulo para construir la seguridad en sí mismos y la personalidad. El Karate también ayuda a moldear el cuerpo: tonifica el cuerpo, aumenta la fuerza muscular, estimula la flexibilidad, aumenta la resistencia y eleva la capacidad física del cuerpo en su conjunto.

     Algunas personas comienzan el entrenamiento del Karate porque consideran el dominio de los movimientos como un desafío creativo. Ven el Karate -y el entrenamiento que exige- como una filosofía que añade significado y sustancia a sus vidas. El Karate permite a los estudiantes la oportunidad de meditar sobre sí mismos y sus creencias, actitudes y comportamiento.

El karate en las escuelas

       Desde que comenzó su divulgación, el Karate siempre ha estado ligado a las escuelas, en un principio en Okinawa -lugar de origen del Karate- donde se incorpora al sistema educativo, pasando unos años después a extenderse a todos los colegios de Japón.

         Hasta hace muy pocos años la práctica del Karate era asignatura obligada para todos los estudiantes japoneses, siendo hoy en día una materia optativa. Las autoridades educativas japonesas vieron en el Karate una forma de enseñar a los niños valores y principios fundamentales para su desarrollo social, así como una excelente manera de mejorar la salud de los estudiantes e inculcarles hábitos saludables. Hoy en día el Karate sigue siendo una de las prácticas más recomendadas para los niños y jóvenes.  

       El Karate aporta a la educación y desarrollo del niño grandes beneficios. Se practica en grupo, lo que ayuda al niño a integrarse y trabajar con otros niños de su edad. Le inculca valores de responsabilidad, al tener que cuidad de no dañar a sus compañeros. Se practica en un ambiente de respeto y disciplina, habituándole a seguir normas de conducta y fomentando el respeto hacia los adultos. No hay distinción en género, promoviendo la no discriminación por sexos desde pequeños. Reduce el estrés y la hiperactividad a la vez que le ayuda a vencer la timidez, ganando confianza y seguridad en sí mismo. 

     Además de los beneficios sociales, el Karate aporta al niño mejoras en aspectos físicos e intelectuales. Aumenta el desarrollo de la coordinación motriz, la flexibilidad y la fuerza. Ayuda al crecimiento y a la correcta adaptación del niño a los cambios que sufre su cuerpo. Ayuda a mejorar los problemas de espalda y posturales. Evita la obesidad infantil y los trastornos del sueño. Fortalece la salud general. Mejora la capacidad de concentración y memoria, ya que el Karate no es solo una práctica deportiva, sino una disciplina completa que hay que aprender. El Karate es también una actividad divertida y amena para ellos, sin olvidad que es un método de autodefensa ante posibles agresiones de otros niños o adultos. 

    Reconocido ampliamente, como fundador del Karate Moderno, Gichin Funakoshi será recordado por sus sencillas aunque esclarecedoras palabras: 

     "Como la superficie brillante de un espejo refleja todo lo que está ante él y un valle tranquilo lleva incluso pequeños sonidos, así debe el alumno de Karate vaciar su mente de egoísmo y maldad en un esfuerzo por reaccionar adecuadamente a cualquier cosa que pudiera encontrar. El fin último del Karate no es la victoria o la derrota, sino la perfección de la personalidad del participante. Este es el significado del Karate".

Kenwa Mabuni, fundador del estilo de Karate Shito Ryu practicado por nuestro Club

Kenwa Mabuni fundador del estilo de Karate Shito Ryu (1889-1952)

     El maestro Kenwa Mabuni fundador del estilo de karate Shito Ryu, nació en Shuri, Okinawa, el 14 de noviembre de 1889. Perteneciente a una antigua familia de Samurais de gran relevancia en la nobleza de Okinawa (llamada Onigusuki, siendo la 17º generación). Comienza sus entrenamientos en las artes marciales (To-de) a la temprana edad de 13 años, bajo la atenta mirada del maestro Anko Itosu (1830-1914), del estilo Shuri-te, a principios del siglo XX (1902). En esta época los entrenamientos en las artes marciales estaban reservados para familias como la suya. 

 

     Continua sus entrenamientos de perfeccionamiento en el estilo Shuri-te y en armas de Kobudo hasta el año 1909. Cuando el maestro Kenwa tenía 20 años, animado por su maestro Anko Itosu, le aconseja que ampliara sus conocimientos con el maestro Kanryo Higaonna (1853-1915), del estilo Naha-te, entrenando con él, hasta su muerte en diciembre de 1915. En estos entrenamientos inicia una gran amistad con un alumno del maestro Higaonna (Chojun Miyagi), que con el paso del tiempo sería el fundador del estilo Goju Ryu, siendo el heredero natural y oficial del estilo Naha-te, del maestro Kanryo Higaonna.

     El maestro Kenwa a la vez que practicaba con estos dos grandes maestros del To-de de Okinawa (Anko Itosu y Kanryu Higaonna), entrena kobudo, al principio con el maestro Sakumoto y más adelante, lo perfecciona con el maestro Seisho Aragaki (1840-1918), con él cual, también practica el To-de. También le une una gran amistad y entrenamientos con el maestro de origen chino Wu Xian Gui (Pronunciado en japonés Go Kenki), un comerciante de te, emigrado en 1912 de la provincia China de Fukien a Okinawa, que practica Gongfu, el estilo del puño de la grulla blanca.

     A la muerte de sus maestros (Itosu y Higaonna padres del karate moderno), el maestro Kenwa  ya era una figura respetada por los maestros de la época. Se crea un grupo para el estudio e investigación del To-de, en el jardín de su casa, formado por los maestros Chosin Chibana, Gichin Funakoshi, Anbun Tokuda, Shinpan Shiroma, Chojun Oshiro, Sheicho Tokumura y Hoko Ishikawa.

 

     A la edad de 29 años tiene su primer hijo, Kenei Mabuni que nace el 13 de febrero de 1918 y este mismo año también tiene el honor de hacer una exhibición ante los príncipes del Japón  (Kuni y kacho) en la escuela de Okinawa. Trabaja como instructor para la policía, lo cual, le permite recorrer Okinawa recopilando información sobre los diferentes estilos de To-de que existen y sus técnicas. A partir de 1920 también viaja numerosas veces al Japón para impartir sus enseñanzas.

 

     En 1922 la asociación decide enviar al maestro Gichin Funakoshi a Tokio para dar a conocer el To-de de Okinawa y en las islas de Ryu kyu continúan estudiando y entrenando los miembros de la asociación, más los maestros Chojun Miyagi, Juhatsu Kioda, Go Kenki y Choyu Motobu.

 

     En 1924 este grupo de estudio decide que el maestro Kenwa Mabuni y Chojun Miyagi tomen la dirección de los entrenamientos, a pesar de seguir siendo bastante jóvenes. Intuyendo la expansión de las artes marciales de Okinawa, en 1926 organizan y fundan el club kenkyu de investigación y estudio de los sistemas de To-de de Okinawa, los maestros Chomo Hanashiro, Kenwa Mabuni, Chojun Miyagi y Mobuto Choyo, que funcionaria durante 3 años hasta 1929. 

ESCUDO DE LA FAMILIA MABUNI

 

      Representa la armonia y recuerda a dos hombres que

            concurren en un circulo para mantener la paz.

                 Se utiliza para simbolizar SHITO RYU

Linea maestro Kenwa Mabuni, fundador del estilo Shito Ryu

Linea maestro Luis López, Sensei del Club Karate Montornès

Recomendar esta página en: